Hoy amaneció nevando, poco la verdad pero con sol, una capa blanca de unos cinco centímetros hacía que la imagen pareciera una postal de Navidad de las mandaban yo cuando era un niño.

Nos despertamos acordándonos de la despedida que nos dio la embajadora de la Federacion de Ssireum Universitaria, que se mantuvo a pesar de la nevada en la calle, derramando incluso algunas lagrimas, mientras la guagua con los majoreros se alejaba. A esta buena gente la recordaremos siempre por su manera de ser, su amabilidad y su atención constante, de manera especial con todos los componentes de la expedición majorera.

Desayunamos en el sitio habitual y de este nos llevamos el recuerdo de la señora que nos atendía, siempre atenta a todo, inclusive la dueña nos regaló en el último desayuno una estupenda tarta, a lo que la expedición majorera correspondió con un fuerte aplauso.

Pero además nos regaló también un libro de su esposo, poeta de renombre en Corea, por lo que de nuevo se le brindó con otro aplauso de agradecimiento.

Y nos despedimos de Munyeong, ciudad y comarca agrícola por excelencia, con un pasado carbonífero, hoy agotado por el trato dispensado desde las máximas autoridades municipales hasta cualquiera de los vecinos de este municipio y con cierta nostalgia.

Por fin vamos hacia Seúl (ya nos queda menos para regresar a casa y ver a nuestros seres queridos a los que se le hecha cada vez más de menos) en una guagua “vip”. Cada vez estamos más cerca de Seul y vemos como arrecia más la Nevada que está cayendo, todo lo que logramos ver está cubierto por la blanca nieve.

Llegamos a Seúl, capital de la república de Corea del Sur, con trece millones de habitantes de los cuarenta y cinco millones que tiene el país. Comimos en una pizzería  (pizzas y espaguetis), concretamente en “mister pizza”, todos salieron satisfechos.

Nos alojamos en el hotel Seúl Royal y nada mas dejar las maletas en la habitación nos fuimos a dar un paseo con el secretario de la Federación Universitaria de ssireum por unos centros comerciales cerca del hotel, también dimos un paseo por unas calles que estaban llenas de ventorrillos donde se vende de todo, por cierto, como ha estado nevando en las calles hay que tener cuidado en nos resbalar, ahí estaba yo para pegarme un “partigazo” de aúpa que afortunadamente quedó sólo en el susto.

Los ríos de personas son increíbles, me hace recordar la salida del Camp Nou en Barcelona cuando juega con el Madrid, lo que aquí es a diario y a cualquier hora.

Bueno de nuevo estábamos en el hotel para cenar, en Corea se cena a las seis de la tarde  y se almuerza a las doce, y el desayuno a las ocho, la verdad que a las doce de la noche entra un “jilorio” que da hasta pena, a mi me coge en la cama viendo la copa asiática de Fútbol mientras que a César, pasando las fotos, la crónica y los vídeos delante del ordenador.

Hoy cuando veníamos en la guagua a Seúl por la televisión de deportes de Corea MBC Sports+ emitieron el encuentro de lucha entre Corea y Fuerteventura, aunque sólo pudimos ver el inicio pues llegamos al restaurante en el que almorzamos en Seúl, antes de llegar al hotel.

Por hoy terminamos, mañana nos espera un tour turístico y de compras por la ciudad.

http://tibiabin.com/wp-content/uploads/2011/11/seul-2-626x419.jpghttp://tibiabin.com/wp-content/uploads/2011/11/seul-2-626x419.jpgNoticias Lucha CanariaCrónica,Federación,Fuerteventura,Fútbol,Puerto,Rosario
Hoy amaneció nevando, poco la verdad pero con sol, una capa blanca de unos cinco centímetros hacía que la imagen pareciera una postal de Navidad de las mandaban yo cuando era un niño. Nos despertamos acordándonos de la despedida que nos dio la embajadora de la Federacion de...