SuperDino evitó la derrota naranja