“SuperMario” frena al campeón