Cristian Soto impuso su ley