Un punto para empezar… merecimos los tres