Sólo José M. De León opuso resistencia a Carlos Moreno