Victoria ante uno de los gallitos