«Arasahitor» pone la liga al rojo vivo