El Maxorata gana con mucho apuros