El Maxorata celebró un gran asadero