Vallinámar, prueba de fuego para el Unión Puerto