Un empate fuera siempre es bueno