Un Corralejo que supo sufrir ganó al San Pedro Mártir