«Caliche» vive en otro mundo