Los favoritos cumplen con su papel