El Ave Fénix, siempre está