Victoria sin bajarse del «autobus»…