El Rosario cumplió y ahora le toca esperar