Ganar en Santa Brígida daría al Corralejo motivos para seguir soñando