Ganan los favoritos, para desgracia de La Oliva