«Pitingo» en Fuerteventura