Granadilla, penúltima estación de paso