La autoexpulsión de Pablo Santana mató al Corralejo