Salvación matemática tras una gran segunda parte