El campeón se juega su continuidad