El campeón se mide a su «bestia negra»