El proyecto de La Oliva parece ambicioso