Partido de máxima exigencia para el Cotillo