El Cotillo vence por casta