El Cotillo visita a un San Bartolomé en apuros