«Buquita» vuelve a su casa