Un rival «embalado» visita al líder