Raico Santiago marcó las diferencias