Aitor Lorenzo marcó las diferencias ante el Unión Antigua