Justo reparto de puntos en un mal partido