Otra vez el Rosario se topó con Pedro Hernández