El Cotillo-Huracán invita al optimismo