Aitor mantiene viva la llama de las semifinales