La diáspora majorera compite con los mejores clubes canarios