El Cotillo, con aroma a tercera división