La diáspora majorera otra vez en liza