Sin Mauro Díaz el Saladar fue un caramelo para el Rosario