El Cotillo planta cara a los sureños