El Cotillo resucita al Vera