El Cotillo lo trabajó y el Cotillo se lo llevó