Un apasionante pregón da la bienvenida a las fiestas capitalinas