El Cotillo vuelve a su refugio