Crónica de la 1ª jornada de lucha de Lanzarote