Se cumplieron los peores augurios