El Cotillo no mereció ser goleado